Trabajemos por el futuro. “Sólo con la Fuerza Moral de nuestro pueblo, lograremos el cambio profundo que necesita nuestro Perú”


NUESTROS PRINCIPALES VALORES

Proponemos que los peruanos vivamos en sociedad desarrollando e inculcando en cada individuo los valores más importantes del ser humano, conservando nuestra propia identidad, nuestras costumbres y nuestro legado histórico y trabajando siempre con la meta de construir un País desarrollado, mejor para nuestras familias y nuestros hijos.

 

La Familia


Consideramos a la familia como el eje central de la sociedad, desde donde se desarrolla el nuevo ciudadano peruano, por lo que propugnamos un estado que proteja a la familia como fuente del desarrollo de la nación, de los valores humanos y del desarrollo de la identidad nacional.

 

Es en la familia donde se inculcan los altos valores del Perú, por lo que la  unidad es indispensable para mantener la cohesión de estos valores, el amor y el respeto por los demás y el sentido nacional.

 

Es en la familia que se generan el amor a la Patria, es en la familia donde se ve el ejemplo de la lucha diaria por progresar y desde donde generaremos la riqueza familiar y espiritual que necesita el Perú para ser un país desarrollado.

 

El Nacionalismo


El Nacionalismo lo entendemos como amor a la patria y es el fundamento de la identidad de los peruanos y de nuestro movimiento como uno de sus valores más importantes.

 

Ese amor a la Patria se sustenta en el rico legado histórico que nos dejaron nuestros antepasados quienes forjaron con su trabajo y sus vidas, el Perú de Hoy.

 

El ejemplo de nuestros mártires, nuestros héroes y todos los que con su valor, trabajo y heroísmo, nos legaron a todas las generaciones los valores más profundos del Perú, nos convierten en una nación libre y soberana, que hoy necesita hace valer en forma independiente su gobernabilidad interna, basada exclusivamente en los intereses nacionales y la obligación de una exigente política exterior, insertándonos en el concierto de naciones sin ningún condicionamiento de otros Estados o de personas y con el respeto indeclinable a los convenios y tratados internacionales del mundo civilizado.

Queremos que este valor del nacionalismo, rescate la identidad de los peruanos, sin distinciones de raza, credo, sexo, ni opinión política.

Los verdaderos nacionalistas son los miles de hombres y mujeres que aman el Perú, su historia y que con su esfuerzo, su trabajo y colaboración con los demás construyen un nuevo Perú desarrollado.

 

La Honestidad


La honestidad es el valor más sagrado para construir una sociedad justa y digna para todos los peruanos. Honestidad en nuestra familia, en nuestro trabajo, en nuestra vida personal y sobre todo en nuestros compromisos y responsabilidades como peruanos.

Una de las cualidades que exigimos de las personas es la honestidad. Este valor es indispensable para que las relaciones humanas tengan la confianza y armonía, que garanticen el respaldo, seguridad y la credibilidad en las personas.

 

La Etica


La ética es el valor principal, para conservar los principios y valores que posibiliten la armonía de nuestras relaciones y nuestras acciones. Se fundamenta en el respeto a los valores, a las leyes, los reglamentos y el cumplimiento de nuestras responsabilidades y se mide a través de nuestras acciones y comportamiento.

 

La Solidaridad



El valor del gobierno y de los peruanos para que a través de nuestras acciones podamos siempre brindar apoyo a los demás y una mano de ayuda a los que necesitan.

 

La solidaridad es el principio de concepción cristiana de nuestra organización social y política y constituye el fin y el motivo primario del valor de nuestra organización. Su importancia es radical para el desarrollo de la  doctrina social que comulgamos.

 

Junto con la autoridad, personalidad y el bien común, la solidaridad es el  principio de la filosofía social de nuestro movimiento. Sin la aplicación de este principio por el Estado, la sociedad no funciona bien ni se encamina hacia su verdadero fin.

 

La solidaridad, está estrechamente vinculada con la fraternidad de todos los hombres; una fraternidad que les impulsa buscar el bien de todas las personas, por el hecho mismo de que todos son iguales en dignidad gracias a la realidad de la filiación divina.

 

La solidaridad debe ser desarrollada y promovida en todos sus ámbitos y en cada una de sus escalas por el Estado. La solidaridad debe mirar tanto por el prójimo más cercano como por el hermano más distante en cualquier lugar del Perú.

 

La Libertad


El valor más preciado del ser humano, base de la justicia y de la igualdad. Todo peruano es libre desde su nacimiento y tiene el derecho de ser libre y esto le da la facultad de decidir llevar a cabo o no una determinada acción según su inteligencia o voluntad.

La libertad está regida sólo por la justicia, la que obliga a todos los ciudadanos a respetar las Leyes y nomas que rigen el destino del individuo dentro de la sociedad.

 

El Respeto Mutuo


El respeto y cumplimiento con la legislación del País, así como las normas y reglamentos que rigen nuestra actividad, el respeto a nuestros semejantes y a los que somos parte de la sociedad, es el principio que permite la armonía y la convivencia en paz y libertad de los peruanos.